18 de August del 2018

Mis ancestros

De un tiempo a esta parte y en mi dedicación específica tanto a la terapia de pareja como a la terapia sexual me he ido dando cuenta de cómo influyen no solo la parte que vemos de la familia sino la que no vemos. Todo aquello que heredamos sin saber que está pero que influye en la forma cómo nos relacionamos con nuestras respectivas parejas.

 

Cuando se hace un análisis del árbol genealógico observando el devenir transgeneracional podemos encontrarnos cómo repetimos comportamientos, pensamientos, ideas, patrones que vienen de antepasados muy lejanos. Incluso de miembros del clan a los que no hemos conocido nunca.

 

En la mayoría de las familias existen códigos de comportamiento e incluso lealtades familiares que nos hacen ser o vivir todo de una forma que en muchos casos puede ser perjudicial para la felicidad de las personas e incluso para que alguien tenga determinado tipo de relaciones sentimentales. Pudiéndose llegar a rupturas con gente que merece mucho la pena por cuestiones heredadas del pasado. Todo esto a gran mayoría de las veces es a nivel inconsciente.

 

Si tienes la sensación de que no avanzas en la vida, que siempre se te repiten los mismos patrones o incluso que te pasan las mismas cosas en la vida, que tus relaciones no funcionan… quizás sea momento de sacar a la luz todo lo que llevas en el inconsciente que se interpone entre tú y tu felicidad.

 

Sacar a luz implica darle nombre y forma a lo que me ocurre y se interpone en mi vida sentimental, y no sentimental.

 

Se trata de tener la mayor cantidad de información posible que nos permita tomar las decisiones en una mejor disposición y facilitarnos la vida.

 

Ruth Fernández Cifuentes. Psicóloga clínica con especialización en Análisis Transgeneracional.